El más arduo del mundo (y sin remuneración)

Ante la propuesta de un trabajo así, las reacciones sorprendentes. Pero más relevantes, la aceptación de la realidad por los entrevistados.   Soslayemos el sexismo a la concepción del video (el rol femenino en la casa) y lo sangrón del final: buena  reflexión.   Un aporte de mi prima Ma. de Luordes Gutiérrez.